"Novedad. Cosa nueva y no acostumbrada. Suele ser peligrosa por traer consigo mudança de uso antiguo" (SEBASTIÁN DE COVARRUBIAS) 1539-1613

"No se desea lo que no se conoce" (NASÓN, PUBLIO OVIDIO) 43 AC-17 DC

miércoles, octubre 22, 2014

El polvo del Sahara fue decisivo para la formación del Gran Banco de las Bahamas

El Gran Banco de las Bahamas, situado en la zona de la Isla de Andros, del sector occidental del Océano Atlántico, es una plataforma que quedó sumergida bajo el agua como consecuencia del aumento del nivel del mar hace varios miles de años, al derretirse los vastos glaciares continentales de la última era glacial y escurrirse hacia el mar el agua de deshielo resultante.
La plataforma varía en profundidad desde los 25 metros hasta áreas que casi asoman fuera del agua. Un nuevo estudio, llevado a cabo por el equipo de Peter Swart, de la Escuela Rosenstiel de Ciencia Marina y Atmosférica de la Universidad de Miami en Florida, Estados Unidos, sugiere que el polvo del Sahara desempeñó un papel importante en la formación de las Bahamas y especialmente en el citado banco.

Los resultados de esta investigación indican que el polvo rico en hierro del Sahara proporciona los nutrientes necesarios para que bacterias especializadas produzcan las estructuras geológicas a modo de cimientos que están compuestas en buena parte por acumulaciones de carbonato.

Los investigadores analizaron las concentraciones de dos elementos químicos delatadores del polvo atmosférico (hierro y manganeso) en 270 muestras del fondo marino recolectadas a lo largo del Gran Banco de las Bahamas durante un período de tres años. El equipo encontró que las mayores concentraciones de estos elementos aparecieron al oeste de la isla de Andros, una zona que cuenta con la mayor concentración de masas de agua cargadas de sedimentos blancos producidos por cianobacterias fotosintéticas.

El equipo de Swart sugiere que las altas concentraciones de polvo rico en hierro que el viento lleva desde el Sahara a través del Océano Atlántico son responsables de la existencia del Gran Banco de las Bahamas, el cual ha ido creciendo durante los últimos 100 millones de años por la sedimentación del carbonato de calcio. Las partículas de polvo llevadas por el viento hasta aguas de las Bahamas y directamente hasta las islas proporcionan los nutrientes necesarios para alimentar a las proliferaciones masivas de bacterias, las que a su vez producen sedimentos de carbonato en las aguas circundantes.

Los persistentes vientos en los 9 millones de kilómetros cuadrados (3,5 millones de millas cuadradas) del Desierto del Sahara elevan arena rica en minerales a la atmósfera, donde viaja casi 8.000 kilómetros al noroeste, hacia Norteamérica y el Caribe.


 Información adicional
Vía: Noticias de la Ciencia, 22/10/2014
F:http://noticiasdelaciencia.com/not/11729/el-polvo-del-sahara-fue-decisivo-para-la-formacion-del-gran-banco-de-las-bahamas/

Estudian impacto del nivel de acidez del agua en la vida submarina antártica

Un grupo de científicos australianos estudiará el impacto de la acidificación de las aguas oceánicas pronosticada durante este siglo en el lecho marino de la Antártida, informaron hoy fuentes oficiales.
Para ello sumergirán cuatro cámaras acrílicas a una profundidad de entre 10 a 20 metros bajo del hielo marino en la bahía O'Brien, cerca de la estación antártica Casey, entre los meses de noviembre próximo y marzo de 2015, según un comunicado de la División Australiana Antártica.

En las zonas donde se sumergirán esas cámaras se aumentará el nivel de la acidez del agua para replicar las condiciones que se pronostican durante el presente siglo.

De seguir la tendencia de las emisiones contaminantes actuales, se calcula que el nivel de la acidez de los océanos aumentará en dos veces y medio para el año 2100.

"Cuando el dióxido de carbono se disuelve desde la atmósfera en el océano, el agua marina se vuelve más ácida afectando las capacidades de los organismos marinos como las algas unicelulares, así como los corales y bivalvos", entre otros, explicó el ecologista Jonny Stark, líder del proyecto y miembro de la División Australiana Antártica.

El ecologista indicó que el experimento de cuatro meses contribuirá a detectar cualquier cambio en las comunidades de plantas y animales que viven en el lecho marino, además de las variaciones en la química del agua oceánica y los sedimentos del lecho marino.

Para el experimento se han adaptado medidores submarinos del flujo, los niveles de acidez, de temperatura, así como cámaras y otros sistemas complejos de tubos y bombas que trabajarán las 24 horas del día, aunque uno de los mayores retos serán asumidos por los submarinistas porque la temperatura del agua será de 1,8 grados bajo cero.

"El cuerpo humano solo puede aguantar este tipo de temperaturas por una hora, así que estaremos vigilando y rotando a los submarinistas", que llevarán trajes secos, explicó el líder del proyecto.

Vía: ABC, 22/10/2014
F:http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1699833

El cambio climático ‘encoge’ a las cabras montesas

Los rebecos, una especie de cabra montesa, pesan ahora un 25 por ciento menos que hace treinta años como consecuencia de las variaciones de temperatura provocadas por el cambio climático, según un nuevo estudio de la universidad de Durham (Gran Bretaña) divulgado hoy.

<p>Rebecos. EFE/Alberto Aja</p>
Rebecos. EFE/Alberto Aja

El estudio, publicado en la revista “Frontiers in Zoology” (Fronteras en Zoología), vincula la reducción del tamaño de los rebecos con el aumento de temperatura de la región, que ahora es entre 3 y 4 grados centígrados más cálida que en la década de 1980.
El descenso de tamaño de los rebecos llama la atención “por su velocidad y su magnitud”, según los científicos que ya durante años habían relacionado el cambio climático con la reducción del tamaño de diferentes especies de animales.

“Las disminuciones que observamos aquí son asombrosas. Los impactos sobre el peso de los rebecos podrían plantear problemas reales para la supervivencia de estas poblaciones”, destacó Tom Mason, uno de los autores del estudio de la Universidad de Durham.
La disminución del tamaño de los animales se había explicado hasta ahora por la reducción de comida disponible que provocaba el cambio climático, sin embargo, esto no es lo que ha “hecho encoger” el tamaño de los rebecos.

Lo que ha cambiado de peso a estas cabras montesas ha sido los cambios de comportamiento producidos por las altas temperaturas.

Según el estudio, realizado a través de datos recolectados por los cazadores de los Alpes italianos, las altas temperaturas no han reducido la cantidad de comida disponible para estas cabras.
“Sabemos que las cabras reaccionan al calor descansando más y gastando menos tiempo en busca de alimento, y eso es lo que puede reducir su tamaño, más que la calidad de vegetación que consumen”, destacó otro de los autores del estudio, Stephen Willis.

De acuerdo con los investigadores, el futuro de este tipo de cabras permanece incierto y dependerá de los futuros cambios de temperatura.

Otro de los coautores de la investigación, Philip Stephens, incidió en que “la masa corporal de los animales jóvenes es fundamental para sobrevivir en los duros inviernos”.

Por eso, para compensar esta disminución de tamaño, los científicos creen que podría ser necesario cambiar las legislaciones sobre caza.

En todo caso, consideran “vital” seguir estudiando cómo el cambio climático afecta a especies como los rebecos, ya que estas variaciones de tamaño podrían ser una “alerta” de los posibles efectos nocivos del cambio climático en el futuro.

En concreto, Willis alertó de que, si el cambio climático da lugar a cambios de comportamiento similares en el ganado doméstico, eso podría tener impacto en la productividad agrícola de las próximas décadas. 

 EFEfuturo
Vía: Agencia EFE, 22/10/2014
F:http://www.efefuturo.com/noticia/el-cambio-climatico-encoge-a-las-cabras-montesas/